En los pies de nuestros niños están los goles de la rebeldía

En los pies de nuestros niños están los goles de la rebeldía

Hace más de un mes que el popular no sale a la cancha, en el receso forzado que implica esta Copa América Centenario. Sin embargo, para nosotros, los socios del CSyD Colo-Colo, organizados en filiales e involucrados en diversos proyectos sociales como escuelas gratuitas de fútbol, preuniversitarios o bibliotecas, el Cacique sigue en actividad.

En la búsqueda de los hinchas por consolidar los proyectos, aparece la Liga Interescuelas, en que convergen todas las escuelas gratuitas de las filiales de Santiago. Ya está en su segunda fecha, reuniendo a miles de niños, apoderados, profesores, socios y filialinos, llevando el fútbol popular, autogestionado y comunitario a diversas comunas del Gran Santiago.

Pero no somos el único grupo movilizado. Las reivindicaciones sociales dejaron de ser tibios gritos de algunos para ser grandes vociferaciones de un país necesitado de cambios. Los estudiantes, tanto secundarios como universitarios, llevan varios años demostrándonos que la lucha por sus derechos no solo es importante para ellos, sino un tema relevante para todos quienes recuperaremos esos derechos robados.

Es en este contexto que se dio lo vivido por la filial 19 de Abril de Santiago Centro, quienes entrenan y hacen de local en el Liceo Confederación Suiza, de la misma comuna, establecimiento que se encontraba en toma por sus alumnos para la segunda fecha de Liga, causando un problema no menor.

Es así como surgió el acercamiento con estos muchachos que, llenos de sueños y convicción de pelear por algo justo, ponían en jaque el desarrollo de otra acción social. Un grupo de filialinos se acercaron a hablar consiguiendo el teléfono del vocero de la toma, para hablar con los alumnos al día siguiente.

Los alumnos nos permitieron hacer uso del establecimiento tomado, sin hacer ninguna petición más que estar atentos al ingreso de la gente, dejando siempre a alguien en la puerta. Una vez allá, el recibimiento fue notable, lleno de compañerismo y hermandad, en un ambiente que generó inmediatas confianzas entre las partes, sumando la entusiasta recepción por parte de los estudiantes del mensaje que la filial quería entregar para dar a entender que los valores de sus proyectos sociales son muy cercanos a aquellos principios que los muchachos del "Confe" defienden. Bastaron una cuantas palabras para que se dieran cuenta que hablaban un idioma muy parecido, que sus ideas fluían en el mismo tono y que su lucha estudiantil rebelde no está muy lejana de nuestra propia lucha.

Llega el día sábado. La escuela gratuita de la Filial 19 de Abril Santiago Centro recibe a los niños y apoderados de la escuela gratuita de la Filial Colo-Colo 73 de la comuna de La Florida. El frío (a pesar del sol) y el sueño de la mañana del sábado se mezclan con la tensión, nervios y un poco de preocupación, ya que sabemos que el ambiente es de un Liceo tomado por sus alumnos, y eso generaba múltiples aprehensiones sobre lo que pudiese ocurrir. Si a esto sumamos lo que la opinión pública entiende sobre una situación de esta índole, en base a la información que recibe, sobre niños categorizados de subversivos, establecimientos educacionales destruidos, alcohol, drogas y un cuanto hay de datos negativos. La realidad fue todo lo contrario, solo vimos un ambiente fraterno, un liceo en perfectas condiciones para llevar a cabo partidos de niños entre 5 y 16 años, todos acompañados por más de 300 personas entre profesores, apoderados y filialinos. Fiesta, carnaval y un comportamiento ejemplar.

Los alumnos abrieron su toma, para demostrar al país, a sus profesores, a sus padres y a nosotros que no sólo se manifiestan por una educación gratuita y de calidad, sino que además están totalmente interesados en que los valores de nuestro proyecto se traspasen a todos los ámbitos. Al igual que nosotros, desean ser parte de un cambio social, a estas alturas muy necesario, y no como meros espectadores, sino que como sujetos activos, a través de proyectos, ideas y acciones concretas, porque nuestro lema, "otro fútbol es posible", para ellos es "otro país es posible".

Realizamos la fecha sin problemas e incluso los muchachos del Confe, fueron partícipes integrales en el desarrollo de la actividad, celebrando cada jugada de nuestros niños con entusiasmo y respeto. A modo de premio por su comprensión, compartimos completos con los muchachos. La despedida fue con abrazos y agradecimientos mutuos.

Así finalizamos una jornada mas de futbol comunitario, popular y rebelde, con cuentas alegres en todo ámbito. Lo más importante fue que este grupo de adolescentes, con ideales claros para un futuro mejor, nos enseñaron que en los pies de nuestros niños están los goles de la rebeldía.