Campeón en tu cara…. Ya y???

Quizás al leer el título, suene un poco arrogante. Quizás se tome a mal. Sé que, como todo hincha o socio del popular, ganarle al archirrival con plumas es lo mejor pero, en lo personal, es más que eso este día. Por eso es el sarcasmo del “Ya Y”.

Campeón en tu cara…. Ya y???

Puede ser que después del 2 de Julio del 2006 aparecieran nuevos hinchas y socios, lo cual es válido, ya que cuando se triunfa aparecen y se suben al tren de la victoria, pero se olvida que detrás de ese día hubo un campeonato completo, el cual para mí es muy especial, pero de parte de muchos se prefiere recordar y menospreciar al rival.

Si de recordar se tratara, creo que celebrar el “campeón en la quiebra” es mucho más valido, ya que fue el coraje y fuerza de nuestros jugadores que por solo el amor a nuestro querido Colo Colo llevó al triunfo y le dobló la mano al destino, el cual nos quiso ver mal e incluso desaparecer. Gracias a ellos, a ese esfuerzo, se ganó.

Pero volviendo al tema principal, pocos recuerdan que para llegar al “Campeón en tu cara” el camino fue muy difícil. Fueron campeonatos y manejos de B$N horrorosos. Desde el 2002 no se ganaba nada. Fracasaron técnicos como Ricardo Dabrowski o Marcelo Espina, que eran ídolos del club, uno por ser del plantel de Honor de la Libertadores y el otro por ser el gran Capitán de Colo Colo por muchos años y el amor que siempre mostro por estos colores (de nuestra camiseta no de la concesionaria). Llegaron jugadores que eran un fiasco, que hasta el día de hoy se recuerdan como el gran crack (?) Adrián “Carucha” Fernández o Darío Cajaravilla (que no metían un gol ni en un arcoíris), entre otros.

La cosa es que el campeonato del 2006, yo lo recuerdo porque lo viví lejos de Chile. En esos años el futbol chileno no estaba disponible en cadenas televisivas y el internet no era el de hoy en día, pero el 2006 todo cambio. La cadena Fox Sport empezó a transmitir un partido por fin de semana y esa campaña llevó a que fueran casi todos los partidos de Colo Colo; además llegaba un Claudio Borghi a tomar un equipo con falta de triunfo el cual ilusionaba que un campeón del mundo fuera su DT.

Empezamos mal. En la previa de la Libertadores nos goleaba un equipo Mexicano, Las Chivas de Guadalajara. Lo recuerdo bien por las burlas que me tocó recibir por donde estaba, pero a pesar de eso vi un equipo que jugaba a atacar. Un Humberto Suazo que, con las pocas pelotas que nos dejaban los mexicanos, se las arreglaba para lograr descuentos y acortar las cifras de las diferencias. De todas formas se veía mucho mejor el equipo ir al ataque de la mano de Borghi.

Ya empezando el apertura con la goleada a O’Higgins por 3-1 y después un tropiezo con Huachipato y un empate con La Serena, empezó la ilusión con un 5 a 3 a Everton y luego de varias victorias consecutivas incluyendo un 5 a 0 Wanderers. Luego vino el recordado 7-2 a Rangers, para terminar liderando la tabla de posiciones del Apertura 2006. Nos dábamos como imparables e ilusionados con el título.

El comienzo de los playoff fue fácil con goleada a UE de ida y vuelta, después con U de Conce fue un poco más parejo 2 a 0 y 4 a 3 ambos a favor del Popular; para llegar a la final con el Archirrival la cual no fue tan fácil, como al menos yo esperaba, ya que en el torneo regular se había superado fácilmente 3 a 1 en el Nacional (en su casa). Los resultados fueron 2 a 1 favor de Colo Colo y la vuelta 1 a 0 para el archirrival. Llegamos a tan recordados penales y a la frase “Si convierte Aceval…” la cual nos pone la carne de gallina; pero insisto, para mí fue por todo el trabajo que vi de Colo Colo durante ese semestre, que el triunfo puntual de ese día.

Bueno, con esto me despido… Dejando un pequeño registro de los que fue el Apertura 2006 y el comienzo del tetracampeonato de la mano de Borghi que le cambio la cara y actitud a Colo Colo.